Arias: Un modelo de negocio disruptivo

TRANSPORTE: LA MANTEQUERA
Ángel Arias introdujo soluciones nuevas al gran problema que suponía entonces la organización del transporte de mantecas desde los mercados locales y pequeñas granjas a la fábrica: montó una línea de transportes mixta mercancías/viajeros que hacía el recorrido desde Oviedo a las comarcas de Occidente.
Se pusieron en marcha dos recorridos: uno hacía el recorrido Oviedo-Grao-Luarca-Vegadeo y otro iba por la costa. Se contempló la posibilidad de aumentar el número de líneas, pero la red secundaria aún no reunía las condiciones adecuadas para garantizar un funcionamiento regular, pues incluso en la carretera general de Oviedo a La Espina el paso de La Cabruñana era muy dificultoso en los meses de invierno.

Esta actividad llegó a explotarse como empresa independiente y desarrolló una competencia muy dura con ALSA. Se conocía como “Transportes La Mantequera” y al final de la segunda década del siglo XX tenía una actividad destacada. En los años veinte, la Administración dio la concesión del transporte de viajeros a ALSA, quedando “La Mantequera” como línea de mercancías exclusivamente hasta que cesó su actividad. “La Mantequera” permitió que Ángel Arias tuviese los primeros camiones de recogida del Principado y, con ellos, un crecimiento espectacular en el acopio de mantecas. En esta expansión alcanzó acuerdos con compradores de mantecas en zonas del occidente asturiano, llegando al final de los años veinte hasta los mercados gallegos próximos.

“La Mantequera” sirvió a Arias tanto para el aprovisionamiento de materias primas como para la distribución de mercancías.