Diversificación

OTROS PRODUCTOS LÁCTEOS

La producción de manteca en España en 1929 fue de 7.600 toneladas, de las cuales 5.000 se producían en Asturias.

De forma excepcional, a finales de la década de 1920, parte de la producción de Arias se obtuvo a partir de leche líquida y no de nata, sin recurrir a las desnatadoras. Para ello estableció una red de recogida de radio corto, en las inmediaciones de Oviedo, que aseguraba la conservación de la leche en óptimas condiciones desde el momento del ordeño hasta que se procesaba en la fábrica. Parte de la materia prima se destinó a la preparación de leche entera, que era vendida en un puesto en la plaza ovetense de Santullano, junto a la iglesia.

Otra parte de la leche cruda se utilizó para un ensayo de producción de quesos de los tipos Bola y Nata, cuyo buen resultado animó la creación de una fábrica de queso en Nava en 1927, junto al río Piloña y en las inmediaciones de la estación de Económicos. Hasta el inicio de la guerra civil, también se hacía un queso azul de gran aceptación.

Junto a las posibilidades de suministro de materia prima y la accesibilidad derivada de la disponibilidad de una línea de ferrocarril, una constante en la localización de las fábricas de Arias ha sido siempre la proximidad a cursos fluviales. Ello se ha debido a la necesidad de asegurar el suministro de agua, fundamental para la industria láctea, pues por cada litro de leche procesado se requieren 3 litros de agua para la limpieza de máquinas, tuberías y suelos, y para la ejecución de diferentes operaciones de producción.