Introducción

Las empresas lácteas asturianas más antiguas de las que se ha tenido conocimiento datan de la tercera década del siglo XIX. Todas surgieron como firmas familiares, aunque algunas se transformaron en sociedades mercantiles en la última década de dicho siglo; frecuentemente estaban vinculadas a comerciantes. La información que hoy en día queda de estas empresas es escasa salvo cuando aún siguen en funcionamiento. Muchas cerraron sus puertas definitivamente antes de la Guerra Civil Española o poco después, en alguna de las numerosas crisis que experimentó esta actividad. En algunos casos no se conoce las circunstancias concretas de su desaparición.

Únicamente una de las primeras empresas, la de la familia Arias, logró sobrevivir y adaptarse a los diversos giros del mercado y de la situación del país, siendo durante muchos años una de las principales empresas asturianas y líder del mercado nacional. Aún hoy, bien entrado el siglo XXI, Mantequerías Arias es una de las empresas más importantes de nuestro país en quesos y mantequillas.