La evolución de la recogida de leche

Cabe destacar la evolución de las cantidades de leche de vaca y oveja recogidas durante la década de 1960 para la fábrica de Medina de Rioseco, al Norte de la provincia de Valladolid, que puede explicarse por el aumento experimentado por el ganado vacuno en Castilla, realizado además en detrimento del número de cabezas de ganado ovino. El bajo precio pagado a los dueños de los rebaños por la leche de sus ovejas no compensaba el trabajo que ocasionaba el pastoreo de esos animales, de modo que comenzó a ser rentable la sustitución del ganado tradicional por el vacuno de aptitud lechera, sobre todo en aquellas comarcas en las que existía la costumbre de entregar la leche a empresas lácteas.

Este proceso de sustitución puede seguirse con precisión en las comarcas que constituyeron el área de influencia de la fábrica vallisoletana de Arias. La recogida de leche para el abastecimiento de esta fábrica se efectuaba en las provincias de Valladolid, Zamora, Salamanca, León y parte de la de Ávila, todas ellas de antigua tradición ovina como atestigua el hecho de que, en 1960, produjeran 50.000 litros diarios de leche de oveja. En contrapartida, en ese mismo año, la producción de leche de vaca era prácticamente inexistente.

Cinco años más tarde, en 1965, las cosas ya habían comenzado a cambiar. La recogida de leche de oveja se había reducido hasta los 40.000 litros diarios, mientras que la de vaca ya ascendía a 15.000 litros. Con todo, estos cambios sólo representan un preludio de los que se produjeron durante los cinco años siguiente y que condujeron a que, en 1970, el volumen de leche de vaca recogida doblara a la de oveja; 60.000 litros de la primera por 30.000 de la segunda. No solo se invirtió la importancia del producto de una especie ganadera con respecto al de la otra, sino que la cantidad absoluta de leche procesada en la fábrica aumento muy considerablemente, en virtud de su capacidad productiva, que alcanzó las 600 toneladas anuales.

En general el volumen de recogida y la capacidad de tratamiento del conjunto de las fábricas se incrementó en esta época, llegando a superar los 29 millones de litros de leche de vaca en 1967, de los que buena parte fueron empleados en la producción de 800 toneladas de queso y 1.700 de mantequilla. Esta última cantidad representaba el 20% del mercado nacional del producto. Dos años más tarde la recogida y la producción experimentarían otro importante aumento, en este caso favorecidas por la adquisición de las dos fábricas dedicadas a la producción de queso que poseía la compañía la Suiza Montañesa en la vecina provincia de Santander, en las localidades de Puente San Miguel y de Cabezón de la Sal.

En 1970, la recogida diaria de leche de vaca en Asturias estaba comandada por los siguientes operadores: Nestlé (200.000 l/día), Mantequerías Arias (80.000 l/día entre Arriondas y Canero, más las grasas que llegaban a Oviedo), LAGISA (79.000 l/dia), CLAS (55.000 l/dia) y ILAS (50.000 l/dia) y RILSA (30.000 l/dia).